Especial Rioja 2017: Bodegas Palacio
Cosme Palacio anterior siguiente

Un blanco y un tinto con carácter llegados de la misma viña

Bodegas Palacio halla en una parcela de algo más de una hectárea las uvas «perfectas» para sus ‘Cosme Palacio 1894’

Por Iñaki García | Fotos Juan Marín

Es un vino que ya se encuentra en el mercado, pero que a partir de ahora los responsables de Bodegas Palacio quieren incluir dentro del grupo de viñedos singulares de la Denominación de Origen Calificada Rioja. Se trata del ‘Cosme Palacio 1894’, procedente de una llamativa finca con unas características muy específicas.

«En la filosofía de nuestra bodega siempre ha estado la idea de hacer vinos que representasen la peculiaridad del viñedo», señala el enólogo Roberto Rodríguez. «Ya lo hicimos anteriormente con vinos como el Bodegas Palacio Reserva o el Cosme Palacio y ahora estamos con este proyecto, nacido en el año 2007 y que lleva por nombre Cosme Palacio 1894, en referencia al fundador de la bodega y al año en el que echó a andar», explica.

¿Por qué incluirlo en la categoría ‘viñedo singular’? Los responsables de la bodega lo tienen claro. «Nuestro objetivo prioritario cuando empezamos era elaborar un vino con mucha personalidad y para ello contamos con la parcela perfecta, formada por cepas de casi cien años sobre un terreno arcillo-calcáreo y, por lo tanto, bastante pobre», expone Rodríguez.

La viña está situada en una ladera y tiene una orientación «estupenda» para elaborar los caldos buscados. «Sus suelos son pobres y, por lo tanto, las raíces tienen que esforzarse muchísimo para encontrar los nutrientes que necesitan», relata el enólogo de la cententaria bodega de Laguardia.

Roberto Rodríguez, enólogo, y Jesús de Miguel, gerente de Bodegas Palacio.

Roberto Rodríguez, enólogo, y Jesús de Miguel, gerente de Bodegas Palacio.

En cuanto a las variedades, la viña, de algo más de una hectárea y situada entre Poyoto y San Julián, mezcla tanto cepas de uva blanca como otras de uva tinta, otorgando una interesante amalgama de colores al terreno cuando el otoño hace su aparición en el calendario. «Las tintas son de tempranillo, mientras que las blancas son de viura, en su mayoría, pero también hay alguna de malvasía blanco», explica Rodríguez.

Esa duplicidad les permite a los responsables de la bodega elaborar dos vinos. «Y actualmente son los caldos ‘top’ de nuestra bodega porque resultan muy representativos tanto de las variedades con las que se elaboran como del terreno sobre el que se asienta la viña», cuentan. «A eso hay que añadir nuestra propia interpretación del vino, puesto que resulta muy importante tener una idea y trabajar duro para alcanzar los objetivos marcados», rematan.

Cosme Palacio 1894

Bodegas Palacio

Los vinos. Un tinto 100% tempranillo y un blanco compuesto por un 93% de viura y un 7% malvasía.
El viñedo. De poco más de una hectárea, con cepas de casi cien años sobre un suelo arcillo-calcáreo.