Bodegas Altanza. Fuenmayor

Entre la tradición y la innovación

Altanza combina tintos clásicos de tempranillo con un innovador blanco de sauvignon

Íñigo Zabala Z. Justo Rodríguez

Situada a la entrada de Fuenmayor, en el margen izquierdo de la N-232 desde Logroño , Bodegas Altanza da la bienvenida a todos sus visitantes con un idílico entorno rodeado de viñas y un claustro que simboliza el respeto que tiene la bodega por los valores tradicionales.

Altanza Blanco

Variedad Sauvignon blanc. Fermentado a una temperatura de 15ºC. Precio 6,50€

  • Bodegas Altanza
  • N 232, km 419, 5. 26360 Fuenmayor, La Rioja
  • 941 450 860
  • bodegasaltanza.com

Bodegas Altanza, que inició su andadura en 1999, se ha distinguido desde su origen por la elaboración de grandes vinos de guarda, tintos etiquetados como reserva y gran reserva, en los que la variedad tempranillo es la gran protagonista. Pero hace ya años la bodega irrumpió con un blanco, Altanza, afrutado y fresco que le abrió la puerta en muchos bares y barras de todo el país, especialmente entre un público más joven: «Vimos una oportunidad cuando la denominación se abrió a otras variedades foráneas con el sauvignon blanc», recuerda Carlos Ferreiro, enólogo de la casa.

El sauvignon es una uva francesa que Altanza cultiva con esmero en doce hectáreas dedicadas en exclusiva: «Nos hemos quedado cortos por la gran demanda que tiene Altanza Blanco», apostilla el enólogo. «Dentro del estudio que hicimos de las diferentes opciones, vimos que una de las variedades que mejor podría por su carácter más floral y frutal era la sauvignon orientada hacia un público más joven, que se aleja de las variedades tradicionales de Rioja que, quizá, son más serias».

Un ejercicio de innovación en una bodega que sigue, al mismo tiempo, una línea más tradicional en cuanto a sus tintos: «La bodega nació para elaborar reservas y grandes reservas de alta gama, aunque luego fueron complementados con el crianza Edulis», explica Carlos Ferreiro.

El tempranillo es la variedad principal de los tintos de Altanza: «Es el buque insignia de Rioja y también de nuestra bodega». Una de sus joyas es el Lealtanza Reserva de Familia, que elaboran con uvas procedentes de una finca de la bodega. «Es una parcela especial, en suelos arcillo calcáreos y que elaboramos con levaduras autóctonas aisladas de esa propia finca con una larga crianza en roble francés», detalla Carlos. «Es 100% un vino tempranillo, aunque sí estamos estudiando plantar graciano para, en el futuro, incorporarlo como complemento para estos vinos de guarda».

La bodega posee 158 hectáreas de viñedo propio: «Dos de cada tres gramos de uva que entran en la bodega son de cosecha propia. Somos, en proporción, una de las bodegas que más viñedo tiene», concluye Carlos Ferreiro.

Noticias relacionadas: