Especial Rioja 2017: Bodegas Tarón

Un nuevo reto para una cooperativa en evolución

Bodegas Tarón se abre a los nuevos consumidores y mercados apostando por la tradición de los espumosos

Texto y fotos: Sergio Martínez

Las cooperativas riojanas hace muchos años que demostraron que algunos de los prejuicios que sobre ellas se tenían resultaban anticuados. Uno de ellos aludía al inmovilismo y Bodegas Tarón lo replica mostrando que en las cooperativas también existe carácter innovador, búsqueda de nuevos mercados y una apuesta por la calidad. Dentro de su reciente camino a la modernidad, incluirse en el grupo de pioneros de los espumosos de Rioja ha sido su última apuesta.

«Es todo un reto. Empezamos con respeto e ilusión, pero también con la certeza de que podemos lograr espumosos de muy alta calidad», comenta Laura Manzanos, enóloga de Bodegas Tarón. Su proyecto se basa en la viura, «una variedad ideal para vinos afrutados y con buena acidez», apunta, y en una zona fresca y que cuenta con una tradición de espumosos que sirve de base a estas nuevos vinos.

El proyecto de Bodegas Tarón surgió hace un par de años. «Hicimos una pequeña muestra para quitarnos el miedo», detalla Laura Manzanos. «Queremos hacer un espumoso tipo brut con crianza de 15 meses, que sea un vino fresco que sirva como complemento al resto de nuestra gama. Es algo que aún estamos tanteando pero desde conocimientos firmes».

«Esta es una apuesta estratégica avalada por los socios cuando se amplió la gama de blancos. En los sesenta, cuando se fundó la cooperativa, ésta era una zona de blanco y era una forma de volver a esa tradición», explica Gonzalo Salazar, director gerente de Bodegas Tarón, que cree que «la introducción de los espumosos en Rioja no va a ir en detrimento de otros vinos, sino que abre nuevos caminos».

«Estamos ilusionados porque puede salir bien, hay una base histórica»

La cooperativa, con viñas y socios en Tirgo, Cuzcurrita, Sajazarra y Villaseca, observa un movimiento lógico desde Rioja con la elaboración de estos nuevos vinos en un mercado cada vez más diversificado: «Primero se abrió a los blancos y los viticultores apostaron por ello, así que la llegada de los espumosos es algo natural. Cada vez hay más tipos de consumidor de vinos».

Bodegas Tarón da un paso más en su evolución con los espumosos. «El enfoque que se ha dado, con vinos de alta calidad, es el correcto», explica Salazar, y se adentra en un terreno con mucho por conocer. «Estamos ilusionados porque puede funcionar bien, hay una base histórica», concluye Laura Manzanos.